Cementerio municipal

 

Y allí están los Rabié,
más allá los González, los Soto.
Otros, ya sin nombre, colados entre medio.
En todas las tumbas las flores están secas.
A ellos nada les importa.
Conversan animados,
juntos,
sobre la eternidad.

Anuncios

Contrapunto

 

 Como araña vieja
muevo mis empolvados ojos
hacia la tarde. Pasan los fantasmas del día
al otro lado del cristal.
Espero cansado por la vida
pero; nada sucede.

 

El reencuentro

 

… y allí estaba, con sus pechugas
colgando como flores mustias en el contraluz.
Allí estaba, intentando esbozar una sonrisa que sólo
era una mueca de desvida al punto del sollozo.
Y así, aún era venerable.
Imbatible en mi memoria,
a pesar,
de las cortinas densas
que tejían mis lágrimas.