Invierno

 

No me gusta el frío.
Me vuelve a los días de la infancia.
A los zapatos rotos deformados por el uso.
A los charcos implacables entrometiéndose, destruyendo
las cariñosas plantillas de papel que me hacía mi madre.
Y el frío,
padre de todas las miserias,
llevándose a los sin casa
como gorriones
ciegos
hacia la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s