Ojo, piojo.

 

Ustedes no se dan cuenta.
Son muy pajarones.
Los quieren mantener callados, atemorizados.
Entregándoles a los delincuentes el reino de los cielos.

Anuncios

Cosas de viaje

 

La mujer imprudente
llega corriendo desesperada.
Golpea a medio mundo
con sus bolsas gigantes.
Pide
que le sostengan el café.
Acto seguido,
baja veloz a fumarse un cigarrillo.
Nerviosa,
lo deja humeante sobre una banca.
Sube nuevamente al bus.
Mira, con ojos de loca,
en todas direcciones
y se baja los calzones
en medio del pasillo atiborrado.
A todo esto,
el bus sale
a tiempo
del terminal.