Estaciones

 

Los ríeles
-con sus piernas chuecas,
viejas y oxidadas-,
se pierden en la distancia,
llevando su camino
de durmientes podridos
hacia el olvido del tiempo.
Y ello nos hace
compañeros de viaje
y de esperanza.

Anuncios