Heteras

 

Las diosas de la noche,
las susurrantes
las lascivas gemidoras de sueños
sólo eran
-bajo la luz de sol-
flores marchitas
arrancándose los
piojos.

 

 

Anuncios