Vladimir

 

Me llamaba por las mañanas.
Me preguntaba cómo estaba el día.
Si estaban bien mis hijos.
Si podía depositarle unas monedas,
porque la vida era difícil
e insoportable para vivirla
en el olvido.