Sugerencias

 

Don Nica,
haga de su ataúd una nave espacial.
Vaya
hasta la morada de Dios,
tóquele el timbre
y salga arrancando.
La gracia
es repetir el chiste
hasta que Dios se salga
de sus casillas.
Luego,
haga lo mismo
al otro lado del
Hades.
Como ve,
la eternidad
no tiene por qué
ser aburrida.

Anuncios

Gatos

 

Los gatos fueron alguna vez señores reverendos
que -cuando pasaron a mejor vida-,
decidieron volver
para seguir ronroneando
sobre las camas
calientes
de los prostíbulos.